El 20 de enero de 2016 nos visitó en el marco del Ciclo de Generosos del Club Puro Vino el elaborador Juan Manuel Hidalgo, ‘alma mater’ de Bodegas Hidalgo.

A su juicio, el gran problema de Jerez “es el desconocimiento, no hemos sabido educar al consumidor”. Hidalgo considera que el éxito de los vinos generosos trajo la avaricia, así que muchos no dudaron tampoco en ofrecer su alma al diablo, multiplicando la producción, sin importarles que fuese en detrimento de la calidad.

Algunos de los vinos catados en la jornada con Juan Manuel Hidalgo, dedicada a los generosos

Algunos de los vinos catados en la jornada con Juan Manuel Hidalgo, dedicada a los generosos

En ese contexto nace su bodega que elabora verdaderas joyas como el Fino La Panesa, el Amontillado Fino El Tresillo o el Pedro Ximénez Viejísimo Santa Ana V.O.R.S.

Nos visitó a mediodía, en donde celebramos un almuerzo-tertulia en ‘petit comité’, y a las 21 horas, una cena-cata con sus vinos más representativos. ¡Todo un lujo para el Club Puro Vino!

Fino La Panesa, una de las joyas de Bodegas Hidalgo

Fino La Panesa, una de las joyas de Bodegas Hidalgo

¿Un ejemplo? El fino La Panesa, en donde Juan Manuel Hidalgo ha tratado de romper el molde del fino clásico actual. “Es una vuelta atrás para demostrar que el fino puede tener una crianza más longeva, mientras la levadura irá haciendo mucho mejor su trabajo hasta convertirlo en un vino de larga crianza biológica, dotado de una irrepetible personalidad”, explicó.

Una cata inolvidable, que nos enseñó el alma de los vinos del Marco de Jerez.